coloniaLab

Tres documentos a propósito de los pueblos indígenas en la Florida española

Resumen

Este ensayo examina tres documentos sobre las relaciones entre los colonos españoles de San Agustín y las tribus indígenas del sureste a principios del siglo XVIII. Los tres son cartas escritas por el gobernador español de Florida, Francisco de Córcoles de Martínez, en San Agustín en 1715 y 1716. Los tres documentos se centran en informar a la corona española sobre las interacciones coloniales con las tribus indígenas. De estos documentos se desprende que las tribus indígenas locales eran de gran importancia para las potencias coloniales. Tanto los asentamientos ingleses en las Carolinas como el asentamiento español en St. Augustine dependieron de los nativos americanos para varios propósitos. Los colonos españoles utilizaron los asentamientos de nativos americanos aliados como un amortiguador para sus poblaciones relativamente pequeñas contra las tribus hostiles y otras fuerzas coloniales (Pabellón 27). En Florida, los asentamientos de misiones españolas utilizaron mano de obra indígena para cultivar cultivos que ayudaron a sostener a San Agustín (The Timucuan Chiefdoms of Spanish Florida 129-133). Los colonizadores británicos también utilizaron a los indígenas para hacer la guerra contra otras tribus, con el fin de adquirir esclavos (Haan).

Dos de estas cartas, con fecha 1715-07-05 y 1716-01-25, se centran en la llegada de los indios Yamasee a Florida. Según el Dr. John Worth, “Los Yamasee eran una tribu de refugiados de las primeras incursiones de esclavos indios que se formaron inicialmente a lo largo de la frontera entre Carolina del Sur y Georgia…” (The Handbook of North American Indians, 245). Los indios Yamasee no eran un grupo étnico pero optaron por formar alianzas debido a las presiones coloniales (Hall). Los indios Yamasee pasaron unos veinte años en Florida entre 1660 y 1683, viviendo cerca o en asentamientos de misiones españolas (Hall). Alrededor de 1683, los Yamasee decidieron que serviría mejor a sus intereses trasladarse a la colonia británica de Carolina del Sur, donde vivieron hasta que estalló la guerra en 1715 (Hall).

Dado que estos documentos se enfocan en la segunda llegada de los indios Yamasee a Florida, es necesario contextualizar por qué los Yamasee eligieron hacer la guerra con los británicos y regresar a Florida. Los historiadores modernos se refieren al 15 de abril de 1715 como la Guerra Yamasee de 1715, cuando Yamasee atacó a los colonos británicos en Pocotaligo, Carolina del Sur (Bossy 191). Según los relatos escritos de la guerra en los documentos 1715-07-05 y 1716-01-25, los Yamasee y su cohorte comenzaron la guerra y huyeron a Florida porque los ingleses planeaban esclavizar a sus mujeres y niños para asentarse en Yamasee. deudas Los yamasee generalmente pagaban sus deudas comerciales con los ingleses de una de dos maneras: esclavos de otras tribus o pieles de ciervo curtidas (Haan). Para 1715, ambos recursos se habían agotado en su mayoría. Debido a décadas de incursiones de esclavos en la Florida española, la población indígena de Florida había disminuido considerablemente y no ofrecía grandes perspectivas de incursión de esclavos (Haan). Con respecto a las pieles de venado, una multitud de factores redujeron el éxito de los cazadores de Yamasee. Por un lado, la población de ciervos sufrió al competir con el ganado británico por los pastizales (Haan). Además, el área de crecimiento de los arrozales inundados invadió significativamente el hábitat de los ciervos (Haan). Es probable que la caza excesiva para satisfacer las demandas comerciales también haya afectado a la población de ciervos.

Aunque muchos historiadores se han preguntado qué causó el momento de este ataque a los británicos, el documento 1716-01-25 incluye un relato de primera mano de uno de los jefes indios que ofrece una explicación. Según el jefe, los Yamasee se enteraron de un ataque planeado para matar a 4 caciques y esclavizar al resto del pueblo Yamasee. La Dra. Denise Bossy confirma la misma información en su libro “The Yamasee Indians: From Florida to South Carolina” (1). Cabe mencionar que aunque los Yamasee instigaron la guerra, no fueron el único grupo que luchó contra los británicos debido a desacuerdos comerciales. Incluidos en la guerra también estaban los Lower Creeks, Choctaws, Chickasaws y Cherokees (Hall).

Tras el derramamiento de sangre en Pocotaligo, los Yamasee emigraron a Florida, donde esperaban entablar relaciones favorables con los españoles. Vale la pena señalar que tanto los españoles como los británicos cometieron el error de asumir demasiado poder sobre los indios Yamasee. Los Yamasee fueron estratégicos al elegir a sus aliados coloniales y comerciar con cualquier potencia colonial que tuviera los productos más baratos sin dejar de ser una nación independiente (Hall). Esta asunción, primero por parte de los españoles y luego de los ingleses, costó a las potencias coloniales aliados valiosos que eran necesarios para las colonias que lucharían por sobrevivir sin la fuerza militar de sus aliados indios. De hecho, los estudiosos están de acuerdo en que la guerra de Yamasee estuvo muy cerca de destruir por completo la colonia de Carolina del Sur (Ramsey 1-2).

Cuando los Yamasee llegaron a Florida en la primavera de 1715, los españoles estaban preparados para hacer grandes esfuerzos para renovar su alianza. La población indígena de Florida había sufrido mucho por las continuas incursiones de esclavos realizadas por aliados británicos como los Yamasee (Pabellón 39). Como resultado, los españoles estaban ansiosos por restablecer relaciones favorables con los indios Yamasee. Ambos documentos 1716-01-25 y 1715-07-05 reflejan este deseo de los españoles de estar en buenos términos con los indios Yamasee.

El documento 11-28-1715 se centra en el aspecto financiero de la mayor presencia de nativos americanos en la Florida española. El documento hace referencia a un fondo de “gastos de indios” que comprendía 1.500 ducados. En esta carta, el gobernador de Florida, Francisco de Córcoles y Martínez, solicita un mayor fondo para apoyar a las tribus indígenas visitantes. En un caso, argumenta que los 1.500 ducados no son suficientes para mantener a un organista y un monaguillo, así como las necesidades de todos los demás asentamientos de Florida. Además, afirma que al proporcionar suministros a las tribus indígenas para establecer nuevos asentamientos en Florida, eventualmente beneficiarán a la colonia española mediante el pago de tributos.

Es necesario tener antecedentes sobre la economía de Florida para comprender completamente este documento. A partir de la década de 1570, Florida recibió un fondo llamado situado, para apoyar los asentamientos misioneros de St. Augustine y Florida (Timucuan Chiefdoms 131). El situado era necesario porque San Agustín luchaba por ser autosuficiente con sus pobres tierras de cultivo (Timucuan Chiefdoms 131). Estos fondos fueron proporcionados a Florida por colonias más ricas como México (Timucuan Chiefdoms 131). En 1593 la Corona española autorizó el fondo “gasto de indios” además del situado (Bushnell 108). Según Amy Turner Bushnell, “el propósito del gasto de indios era doble: mantener la paz con los jefes gentiles y recompensar a los cristianos” (108). En 1615, el gasto de indios se estandarizó a los 1500 ducados mencionados en el documento 1715-11-28 (Bushnell 108). Curiosamente, el rey Felipe V optó por responder favorablemente a esta carta del gobernador Martínez aumentando casi tres veces el “gasto de indios” (Bossy 43). Este aumento en el fondo indio es una clara evidencia de la necesidad española de aliados nativos americanos.

Los aspectos de estos documentos que apuntan a la dependencia española de los nativos americanos les da una importancia histórica significativa. El espíritu independiente y la política de los indios Yamasee contrarrestan en gran medida la narrativa histórica que a menudo se enseña y perpetúa en la actualidad. Debido a esto, es importante continuar haciendo que los documentos de fuentes primarias estén más disponibles en formatos digitales.

Agradecimientos

Me gustaría expresar mi gratitud hacia el Dr. McCarl, quien me ha apoyado durante todo este proyecto. Aprecio mucho su aliento y ayuda con el diseño de este proyecto, así como su tutoría durante todo el semestre.

También me gustaría agradecer a la Dra. Denise Bossy por brindarme inspiración para este proyecto y por proporcionarme los cinco documentos que se encuentran en esta edición.

También estoy agradecido con Hicks Honors College y la Oficina de Investigación de Pregrado por proporcionar los fondos necesarios para mi investigación.

Obras citadas

Bossy, Denise I. The Yamasee Indians: From Florida to South Carolina. University of Nebraska Press 2018.

Bushnell, Amy Turner. Situado and Sabana: Spain’s Support System for the Presidio and Mission Provinces of Florida. American Museum of Natural History, 1994. EBSCOhost, search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=cat00488a&AN=unf.020930929&site=eds-live&scope=site.

Haan, Richard L. “‘Trade Do’s Not Flourish as Formerly’: The Ecological Origins of the Yamassee War of 1715.” Ethnohistory, vol. 28, no. 4, 1981, pp. 341–358. EBSCOhost, search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=ant&AN=57547&site=eds-live&scope=site.

Hall, Amanda A., and Amanda A. Hall. San Antonio de Pocotalaca: An Eighteenth-Century Yamasee Indian Town in St. Augustine, Florida, 1716-1752. EBSCOhost, search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=ir00073a&AN=unfir.etd.1650&site=eds-live&scope=site.

McCarl, Clayton. Introduction to the Antioquia Negra Digital Archive. 2019, unfdhi.org/colonialab-editions/anda/content/anda_intro.xml.

Ramsey, William L. The Yamasee War: A Study of Culture, Economy, and Conflict in the Colonial South. University of Nebraska Press, 2008. EBSCOhost, search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=nlebk&AN=219107&site=eds-live&scope=site.

Worth, John E. The Timucuan Chiefdoms of Spanish Florida. University Press of Florida, 1998. EBSCOhost, search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=nlebk&AN=54658&site=eds-live&scope=site.

Worth, John. “Guale” and “Yamasee.” Handbook of North American Indians, by William C. Sturtevant, vol. 14, Smithsonian Institution, 1978.

Una versión de este ensayo está disponible en inglés en el sitio web del North Florida Editorial Workshop.